Dichas clases predominantes sobre generar conocimiento en los estudios sociales referente a el amor han desarrollado descripciones y clasificaciones mas o menor fundamentadas en datos empiricos, mismamente igual que interpretaciones mas o menos especulativas.

Un aspecto relevante que se deriva sobre la revision realizada podri­a ser los estudios sociales en el apego estan fuertemente influidos por tres maneras de producir sabiduria: 1) dar voz a los actores sociales Con El Fin De esclarecer vivencias y sentidos compartidos sobre el amor y las experiencias amorosas (debido a que una gran proporcion de las estudios en este ambito emplean metodos discursivos); 2) entender condiciones sociales y no ha transpirado tendencias de marchas en las concepciones asi­ como practicas de estas relaciones amorosas y no ha transpirado objetos asociados, asi­ como 3) hacer critica social desplazandolo hacia el pelo cultural sobre la importancia de el capitalismo, el dispendio o el permitirse normativo en las concepciones asi­ como practicas amorosas contemporaneas. Estas clases de generar discernimiento estan sustentadas en alguna mesura en la investigacion empirica (en enorme parte de Estilo cualitativo, aunque nunca exclusivamente), aunque tambien encontramos contribuciones de caracter ensayistico.

Dichas maneras predominantes de fabricar conocimiento en las estudios sociales acerca de el amor han desarrollado descripciones y clasificaciones mas o menor fundamentadas en datos empiricos, de este modo como interpretaciones mas o menor especulativas. Una de estas principales aportaciones se fundamenta en modelar los cambios en la esfera del apego o, en su caso, en los diferentes clases de amor que las actores sociales distinguen o que las investigadores observan con base en tipologias o clasificaciones. El conocimiento acumulado muestra que los cambios en la esfera del amor, o de estas distinciones mas basicas que realiza el sentido ordinario, se clasifican sobre modo dicotomica. Giddens (1992) opone el apego confluente al apego sensible; Bellah et al. (1989 [1985]), el apego terapeutico al apego por obligacion; Beck y Beck-Gernsheim (2001 [1990]), el amor posromantico al sensible; Swidler (2001), el amor real al apego ideal; Kovecses (1988), el apego tipico al amor ideal. Con estas categorias, dichos autores han mostrado como el individualismo ha impactado la vida intima en terminos de cogniciones y comportamientos, como los usuarios distinguen dentro de los ideales en el ambito del amor y las vivencias reales. Por otra pieza, han surgido diferentes clasificaciones de tipificar las relaciones amorosas en accion del estatus y el permitirse (Kemper, 2006) o de las narrativas amorosas (Sternberg, 1998) que se usan de hacer entender asi­ como para sentenciar las historias de apego propias asi­ como ajenas.

Otro porte trascendente que se tiene que enfatizar seri­a la gigantesco magnitud que poseen las visiones sociohistorica y no ha transpirado sobre critica sociocultural en el diseccion de el apego, en ciertos casos sustentadas en pruebas empiricas, sin embargo en otros solo en el adiestramiento academico. Como hemos conocido, el pensamiento sobre individualizacion se ha vuelto central Con El Fin De explicar el intercambio social en la novedad tardia. En sintonia con los estudios revisados, podemos mirar un grande gratitud sobre la diferencia que caracteriza a la esfera intima desplazandolo hacia el pelo de estas crecientes posibilidades sobre alternativa en dicho circulo. Sin embargo, la investigacion social en el amor se refiere en enorme mesura a las relaciones heterosexuales, asi­ como extranamente, como indica Johnson (2005), nunca se analizan sobre manera explicita las vinculos dentro de el apego romantico desplazandolo hacia el pelo la institucion de la heterosexualidad.

Igualmente, una gran proporcion de la literatura sobre la transformacion moderna de el apego, las relaciones sobre pareja desplazandolo hacia el pelo la vida intima emerge sobre la modernismo europea o norteamericana, por lo que es necesario tener la cautela sobre nunca dar por sentado la totalidad de sus afirmaciones de otros contextos, igual que el iberoamericano. Esta precaucion deberia ser mayor, por motivo de que en estas investigaciones, se enfatizan increiblemente los cambios ocurridos o esperados en el ambito de el amor y la intimidad, olvidandose de las cosas que pudieran continuar. Nunca se tiene que enterrar, como plantean Beck asi­ como Beck-Gernsheim, que las procesos de individualizacion y no ha transpirado transformacion de las concepciones y practicas en el campo del amor asi­ como las relaciones sobre pareja

nunca podri­an comprenderse igual que un acontecimiento puntual que pone en velocidad a todos al tiempo lapso, sino igual que el arti­culo sobre unos largos procesos historicos que en un lugar empiezan antiguamente desplazandolo hacia el pelo en otros mas tarde. La descripcion sobre tales procesos a unos les parece el mensaje de un anomalo pais del futuro; a otros, la repeticion de lo familiar y lo habitual (2001 [1990]:25).

Dilucidar en que medida un grupo social o una comunidad cultural esta individualizando las concepciones asi­ como practicas amorosas resulta una cuestion que solo la investigacion empirica puede establecer. Por ejemplo, seria indispensable investigar En Caso De Que efectivamente en un contexto y no ha transpirado grupo social concrecion las relaciones fragiles desplazandolo hacia el pelo pasajeras constituyen el ideal sobre pareja contemporaneo, como sugiere Bauman (2005 [2003]). El reto radica en no dar por hecho tales apreciaciones desprovisto indagar empiricamente En Caso De Que las relaciones sobre pareja que quieren las novedosas generaciones son, efectivamente, las relaciones breves y efimeras, y no ha transpirado en mirar como esto afecta las comportamientos sexuales. Resulta una disputa obvia, aunque en ocasiones la olvidamos.

La vigilancia ensayistica, en demasiadas ocasiones, solamente va en bicicleta a visiones impresionistas basadas en exageraciones o generalizaciones con escaso causa.

El abuso de las lugares usuales sobre la critica a la modernidad tardia es un peligro que enfrenta la investigacion en este ambito. Pareciera que el localizar la habilidad amorosa con las epitetos sobre moda, sea individualizacion, caos, mercantilizacion o ciencia del yo, externamente una prescripcion a seguir Con El Fin De interpretar y/o enjuiciar las cambios y no ha transpirado las tendencias sociales en la esfera de la intimidad. En caso de que la investigacion sobre el amor privilegiara el manera de conocimientos expresivo-ensayistico, ya no seria obligatorio tratar ninguna cosa de manera empirica: bastara con citar an uno o mas de las ensayistas sobre tendencia y dramatizar cada ocasii?n mas las efectos menos positivos de la modernismo a traves de argumentos de notoriedad.


Deja un comentario